Transsiberian (2008): El problema de no saber rematar bien la faena

crítica cine transsiberian cinérgicos

Con guiones como este podrás llegar muy lejos (mentira). Pero no podrás volver atrás (eso seguro)

La pregunta clave que hay que hacerse cuando uno termina de ver Transsiberian es: ¿puede una media hora final desastrosa rebajar tanto la valoración global de una película que ibas a valorar como buena hasta suspenderla? Y la respuesta es: Pues sí. Todo es tan sencillo cómo lo siguiente:

Tú no puedes rodar una hora y media donde unos personajes normales y corrientes se ven envueltos en un embrollo del que se van saliendo, pues eso, de forma normal y corriente, sin hechos inverosímiles, sin ser héroes, enfocando la historia desde el punto de vista más realista posible, para luego rematar la última media hora calcando cualquier final digno de una película de acción chapucera. ¿Cómo dos tipos cualquiera como tú o cómo yo, de golpe y porrazo, a media hora justa del final, son capaces de huir de unos sicarios armados, subirse a un tren y reducir al maquinista, ponerlo en marcha y finalmente enfrentarse a un sicario? Si la película hubiese empezado así, pues no te puedes quejar. Aceptaste esas premisas y la película es coherente consigo misma. Vamos, que es una flipada de tomo y lomo, pero lo es todo el tiempo. Eso es mucho mejor que qué te hagan creer que es una cosa y luego termine de otra forma, porque la película acaba siendo una tomadura de pelo y corres el riesgo de que el espectador se acabe olvidando de todos los aciertos anteriores. Y eso es exactamente lo que ocurre en Transsiberian.

De ese modo se van al garete cosas como la bien construida y progresiva tensión que durante la primera hora y veinte hace que estés permanentemente pensando cuándo y a quién le ocurrirá algo, o cómo cierto personaje se saldrá de tal embrollo o si descubrirán nunca lo que cierto personaje hace a la hora de película; se van a tomar por saco unos personajes bien dibujados, que Emily Mortimer y Ben Kingsley hagan sendos papelones o que hasta el momento no supieras muy bien por dónde iban a ir los tiros. Una lástima, porque Transsiberian podría haber sido mucho más de lo que al final es.

Nota: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.