The Salvation (2014): Burda imitación del oeste

crítica cine the salvation cinérgicos

Aquí hay poco que salvar

Algunos intentos para revitalizar el western caen en dique seco, como Slow West o Young Ones, que o no valen un pimiento o son flojísimas, y otros acaban convirtiéndose en pequeñas joyas, como la sobresaliente Bone Tomahawk o la notable Deuda de honor de Tommy Lee Jones. Y… ¿qué tal es la The Salvation de Kristian Levring? Pues en la línea de las dos primeras, desgraciadamente.

Porque The Salvation tiene de oeste lo que tiene Prometheus de película científica. Vale, hay rifles y revólveres. También hay pistoleros, granjeros y edificios sacados de una de Leone. Pero esto es cine danés, y más cercano al telefilme de sobremesa que al de una producción de altos vuelos. La fotografía, con esas tonalidades tan luminosas de noche y que lo son tan poco durante el día no acompañan nada a la hora de crear ambientación. El paisaje no se parece en nada al del oeste americano que yo tengo en mente y ese plano final de los pozos de petróleo hecho por ordenador me produce náuseas. El guion es tan previsible que aun cerrando los ojos durante la proyección eres capaz de imaginar qué es lo que estará ocurriendo y los diálogos son un copy-paste de otros tantos diálogos ya oídos anteriormente, una extracción de los clichés más sobados del género, con frases que pretenden ser trascendentales, pero que suenan a impostadas. Los personajes también son un cliché y están pobremente desarrollados; los que peor parados salen son Eva Green y el amigo de Mikkelsen, que te importan un comino porque apenas los oyes hablar (sí, ya sé, Green hace de muda. Ya sabéis qué quiero decir) ni los ves en pantalla y los pocos minutos que acaban sumando son insuficientes para generar ningún tipo de emoción hacia ellos. Tampoco es que el personaje interpretado por Mikkelsen demuestre nada; vale que funciona esa ira contenida que desarrolla a lo largo de la película, porque esperas esa explosión que te va a sacudir y esperas poder regodearte en esa ansiada venganza, pero el desenlace acaba siendo algo descafeinado a sazón de lo que prometía. Así pues, uno no se acaba de creer la asociación final entre Green y Mikkelsen, porque apenas los ves juntos en pantalla y acabas teniendo la impresión de que esto solamente era el preámbulo de otra historia que no llega. Las interpretaciones, otro tanto. Todos cumplen, pero sin darlo todo.

Y cuando acabas The Salvation tienes la sensación de que esto es una imitación de una película del oeste. Tiene varios elementos que intentan homenajear al género, pero se quedan en eso: elementos dispersos a merced de un guion muy previsible y falto de inspiración. La estética no contribuye en nada que nos creamos que esto va del oeste. Si algo bueno tiene The Salvation es que entretiene y que en ningún momento llega a aburrir al espectador, que ya es mucho, pese a todos los defectos que tiene.

Nota: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.