Como le ocurre a la mayoría, John Ford no podía estar todo el tiempo rodando genialidades como El hombre que mató a Liberty Valance, Centauros del desierto, La diligencia, ¡Qué verde era mi valle! o Las uvas de la ira. No podía estar siempre rayando la excelencia, porque, como todo ser humano, es capaz de