Hay películas en las que uno tiene que hacer un acto de fe y, pese a todos los errores que puedan tener, reconocer que son magníficas películas. Con la segunda parte de la trilogía de los muertos vivientes de George A. Romero pasa más o menos lo mismo; Zombi se puede valorar de dos modos: