En 1961 los habitantes de Torrelobatón, un pueblo de Valladolid, se convirtieron en testigos y figurantes de la película El Cid, dirigida por Anthony Mann y protagonizada por las estrellas de cine Charlton Heston y Sophia Loren, hecho que revolucionó el pueblo de marras durante los tres días que duro el rodaje de la escena.