¿Quién no se ha sentido algo resentido con sus congéneres humanos? ¿Quién no ha pensado que hay un pequeño porcentaje de personas que si no estuvieran ahí todo iría mejor? ¿Quién no se ha lamentado cada vez que  ha visto una cagada de perro en la acera, que el político de turno ha sido acusado