A veces tendemos a menospreciar una buena retahíla de películas que en muchas ocasiones, por muy simplonas, faltas de ideas o refritos que sean, tienen un par o tres de cosas salvables a destacar. Y no nos damos cuenta que incluso en esas películas siguen habiendo personas que le han dedicado cientos de horas de