A Westworld le pasa lo que a muchas historias de ciencia ficción y fantasía: Que se curran mucho la ambientación, que el mundo que nos plantean es fascinante, original y, a priori, proclive a grandes cosas, pero al final se queda solo en eso: una idea muy interesante y vistosa. Y que peca de grandilocuente,