Mientras seamos jóvenes trata dos cosas muy interesantes (que no tratadas de forma especialmente interesante o no al menos durante la mayor parte del tiempo): la clásica crisis de los 40, donde la pareja protagonista empieza a negarse a sí misma el hecho de que quizás llegue un punto en el que deba renunciar a