Stranger Things (2016): Esta es la crítica nº2385047999427495120 de ST que vas a leer

crítica cine stranger things cinérgicos

Anécdotas positivas: La peor actuación de todas es la de la hermana del niño desaparecido

Para ir al grano (con algún que otro spoiler):

De Stranger Things me quedo con Once y la pandilla, que son el alma de la fiesta; con esos destellos de genialidad del guion, como por ejemplo todo el sistema de luces que monta la madre del chico desaparecido para poder comunicarse con él, y el juego que da todo eso para generar tensión; con ese mundo del revés y el potencial que ofrece esa idea, aunque no se acabe de explotar del todo; me quedo con esa mezcla de géneros que es toda la serie, donde tienen cabida tanto la aventura más puramente juvenil al más puro estilo E.T. como las conspiraciones gubernamentales aparatosas que no hay quien se crea, pasando por el terror más carpenteriano; me quedo con Winona Ryder y el sheriff, que están muy bien en sus respectivos roles; y con esos títulos de crédito tan sugerentes e hipnóticos. Y a todo esto hay que añadirle una BSO acertadísima, las decenas de referencias al cine ochentero que otras críticas ya se habrán encargado de rastrear a fondo y una atmósfera muy conseguida.

Sin embargo, cuando veo Stranger Things tengo la impresión de que podría haberla visto en menos tiempo del que lo hice, que podría haberse reducido el metraje a la mitad y que todo hubiese ganado en agilidad. El final se queda en entretenido y previsible, víctima de ese guion sencillísimo surcado de clichés que al principio de la serie uno pasa por alto porque aún no entiende muy bien qué fuerzas operan en ese lugar, ni que roles acabaran por jugar los protagonistas (¿os habéis dado cuenta que los últimos capítulos duran poco más de media hora?). Hasta que te das cuenta de, cómo buen homenaje que es, que todos cumplen el rol que se espera de ellos y que esto ya lo habías visto antes. Además, tiene algunas lagunas que no me acabo de explicar, como el poco interés de la policía en relación a Bárbara y la increíble cobertura que, sin embargo, demuestran por el niño. Salvo la amiga de Bárbara, parece que todo el mundo ignora a la muchacha –inclusive su madre-. Solo el espectador sabe que Bárbara ha muerto en el otro lado, pero todos actúan como si también lo supieran.

Pese a todos esos aspectos negativos citados más arriba, Stranger Things es una serie entretenida y que te mantendrá pegado a la butaca. Eso sí, no le busques tres pies al gato.

Nota: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.