Star Wars: Los últimos jedi (2017): ¿Habéis visto la misma película que yo?

crítica cine star wars los últimos jedi cinérgicos

Star Wars: Los últimos jedi – Star Wars: The Last Jedi

Dividiré la crítica de Los últimos jedi en dos partes. Primero atacaré a todos los que la han atacado (Exacto: muy profesional) y luego daré mi opinión propiamente dicha.

Primero, recojamos las principales críticas negativas que se le hacen a Los últimos jedi. La mayoría, más que críticas fundamentadas, son quejas de fans que no han obtenido lo que habían imaginado (sin duda alguna, mejor). Fans que se olvidan que no son ellos los creadores de la mitología, sino Lucas y cía.

Muchas críticas mencionan que hay detalles de la trama que no se explican, o que quedan en el aire, o que están mal resueltos, como el pozo de la isla o el tema de los espejos: amigos y amigas, ¡es algo que siempre ha ocurrido en Star Wars! Es, como si en su época, alguien se hubiera preguntado que por qué Obi Wan desaparecía antes que el sable de Darth Vader le tocara (algo que se explica más adelante en la saga), o por qué en la cueva del planeta de Yoda hay fantasmas. A veces las cosas cobran sentido más adelante (no en vano son episodios) o, directamente, no necesitan explicación alguna. Algunos se preguntan que cómo es que Rei es tan poderosa con tan poco entrenamiento: ¿quién ha visto a Luke entrenando nunca? ¿Es que acaso Luke se tiró dos años en el planeta de Yoda? Otros dicen que cómo es que Snoke es eliminado tan rápidamente si teóricamente es tan poderoso: ¿Cómo es que Anakin consiguió matar al conde Dooku de buenas a primeras si Yoda, en la película anterior, solo pudo contenerlo momentáneamente? Star Wars siempre ha sido eso: cualquiera, dadas unas condiciones determinadas, puede acabar con cualquiera. A otros les molesta que Luke tenga dudas. Que, después del episodio que sufrió relativo a la destrucción de su academia y el malentendido con Kylo Ren, decidiera retirarse, triste y abatido, a su planeta-cueva. Supongo que preferían un Luke más simple, que hubiese conservado la misma personalidad que 40 años antes.

Algunos, en otras críticas, parece que entienden de la Fuerza más que los propios creadores: no creen que dos personas puedan conectarse mentalmente a planetas de distancia, o que alguien pueda estrangular a otro desde otra nave. O que alguien pueda sobrevivir a una explosión y habiendo pasado un tiempo en el espacio exterior, pueda volver a su nave usando la Fuerza. A todos estos les digo: ¿es que alguna vez los jedi explicaron todas las posibilidades que ofrecía la Fuerza? El mismo Palpatine le da a entender a Anakin en el episodio III que las habilidades que uno pueda conseguir dependen de lo lejos que llegue uno (y de lo que el creador de turno decida). Por otro lado, los hay que parecen indignadísimos de que Rei sea hija de unos vendedores de chatarra: ¿es que acaso Anakin venía de un lugar mejor? ¿La idea de que la Fuerza nos rodea a todos y que haya personas que, sin explicación alguna, concentren una mayor cantidad de midicl… sean capaces de canalizar esa Fuerza, es tan rara y odiosa?

Otros parecen indignadísimos con el humor, pero también son particularmente olvidadizos: en todas las películas de Star Wars ha existido margen para el humor. ¿O es que uno se ha olvidado de Jar Jar, los chascarrillos entre Obi Wan y Anakin del episodio II y los ewoks? ¿O los innumerables gags de C3PO y R2D2 a lo largo de la saga? Y los hay que se han vuelto locos con los porgs: ¿es que en toda la saga no aparecían bichos por el estilo? ¿Es que Star Wars nunca se ha forrado a base del márquetin? ¿Es la primera vez que hacen cosas pensando en lo que van a vender luego?

—-

Dicho esto, Los últimos jedi me parece una película de Star Wars como la que más. Rian Johnson ha decidido crear la película que él ha querido, no la que querían los fans más intransigentes. Ha actuado como un director con personalidad propia, a diferencia del mediocre de Abrams, que se limitó a rodar una película muy rutinaria y acomodaticia, calco de una muy superior, siguiendo punto por punto las directrices de lo que los fans esperaban de ella. Y Rian Johnson conserva en Los últimos jedi la esencia de Star Wars (no la copia, como Abrams), aunque muchos se hayan olvidado de cuál es exactamente. Se ha atrevido a combinar elementos clásicos de la saga con otros más novedosos, que me parecen excelentes: en un mundo donde parecía que solo existía el bien y el mal, tenemos también el dinero: proveedores de armas que venden tanto a los rebeldes como a los fanáticos de la Primera Orden. Tenemos a traficantes no altruistas, que contrastan con el Han Solo de toda la vida. Vemos a ricos alardeando de sus riquezas, y no solo planetas miserables.

¿Es perfecta? Para nada. Ni falta que hace. Es una película entretenidísima, visualmente apabullante. A diferencia de Abrams, que lo único que entiende de acción es mover la cámara de un lado para otro para esconder que no tiene ni idea de rodar secuencias donde uno pueda contemplar todo lo que está ocurriendo en pantalla. Johnson rezuma poderío visual por los cuatro costados (me quedo con dos escenas: cuando la comandante Holdo destruye la flota imperial saltando al hiperespacio, en un plano bellísimo de las naves segadas en blanco y negro; y, por otro lado, la escaramuza final en el planeta de sal y el juego visual que consigue con la sal roja) y un dominio eficaz del pulso narrativo. El ritmo decae en muy pocas ocasiones y todos los personajes tienen su momento (a diferencia de la anterior, donde esto no era así).

¿En su contra? Los últimos jedi es demasiado larga, hay alguna que otra escena donde el humor sí que es sobrero (como la escena inicial entre Poe y el comandante Hux) y he echado de menos algo realmente novedoso, porque en muchos sentidos me recuerda a El imperio contraataca. Hay personajes de los que esperaba más, en especial de Rei y la pandilla del halcón milenario, y hay ocasiones donde la película ya no es capaz de dar más de sí, que empieza a ser algo redundante en el mensaje que quiere transmitir, a saber: que la esperanza no hay que perderla nunca y que, si tenemos eso, por muy difícil que sea la empresa habrán más posibilidades de éxito que si creemos que no hay nada que hacer de antemano.

Nota: 6 (casi 7)

Comentarios

  1. Por @amaras_cine

    Responder

    • Por @amaras_cine

      Responder

      • Por Ivan Ruiz

  2. Por @amaras_cine

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.