Star Wars. Episodio VII: El despertar de la fuerza (2015): Episodio IV remasterizado

star wars episodio VII crítica cine cinérgicos

¡Me han clonado el episodio IV!

Hoy estoy decidido a transformar esta entrada en una receta de cocina. No sé si se os da bien trabajar entre fogones, pero para mi receta no hace falta ser un Ferran Adrià. Solamente hace falta ser un J.J. Abrams (risas). En este caso no armaremos un plato desde cero, eso ya lo hicieron otros antes y con mayor éxito; simplemente cogeremos ese plato que ya cocinó George Lucas en 1977 y así ya tendremos el 85% del éxito asegurado.

Receta para cocinar un episodio VII de Star Wars

1º Cogemos el episodio IV y lo deconstruimos en varias partes, porque hay varias cosas de las que necesitamos prescindir.

2º Una vez separados todos los componentes, retiraremos los efectos especiales anticuados y la BSO marca de la casa (aún no sé muy bien porqué). Bastará con un cuchillo para deshuesar.

3º Una vez retiradas esas partes, sazonaremos con una BSO genérica, que ahora no estamos para ponernos en plan gourmet, y lo aliñaremos con los efectos especiales del momento.

4º No bastará con este pequeño lavado de imagen. Habrá que cambiar algunos detalles, como que el protagonista sea una chica y un nigga en lugar de un chico joven y su mentor, y que los malos en lugar de hacerse llamar el Imperio ahora se llamarán la Primera Orden. Sustituiremos Tatooine por Jakku, Estrella de la Muerte por Starkiller, planos de la Estrella de la Muerte por mapa para encontrar a Luke y ya tenemos esto casi listo.

5º Y ya está. No tengo tiempo para acabar de pulirlo. Lo serviremos así y ya está. Que el comensal se está impacientando, aunque, a decir verdad, lleva como 10 años sin Star Wars, pero me da igual. Si les gustó el episodio IV, este también les gustará.

Pues ya veis: el episodio VII es tan original como llevar tatuajes o, qué se yo, dejarse barba. No quiero que os confundáis: la película es entretenida, pero del mismo modo que el episodio IV lo es hoy en día, pero sin ese factor de ver algo realmente distinto y sin parte del encanto que la hacía tan especial. Los personajes son carismáticos; Rey (Daisy Ridley) y Finn (John Boyega) son todo un acierto, y ver a Han Solo (Harrison Ford) y a Chewie (Peter Mayhew) un agradable reencuentro. Pero poco más. Todas las incógnitas sobre lo ocurrido entre el episodio VI y este irán directamente a un spin-off de estos que están planeando hacer, así que a aguantarse que apenas nada se sostenga o tenga algo de credibilidad. Kylo Ren no está a la altura de sus predecesores, Abrams firma uno de los combates con sable láser más sosos de toda la saga y todos los defectos de su cine, como la incapacidad para generar tensión y emoción o rodar escenas de acción que perduren en la retina, están aquí presentes. Pero entretiene.

Sin embargo, el episodio VII es tan introductorio que es difícil valorarlo duramente. ¿Ocurrirá lo mismo que en la trilogía anterior y remontará en sus siguientes dos episodios? Quiero creer que así será y que veremos una trama con más profundidad y originalidad y una culminación satisfactoria como la de los episodios III y VI.

Nota: 6 (con posibilidad de mejora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.