Olive Kitteridge (2014): No es tan tan buena como dicen

crítica serie olive kitteridge cinérgicos

No me mires así

Psé.

Seguro que te cae una buena  si le cascas menos de un 8 a Olive Kitteridge, me dije al terminar los dos primeros capítulos. Supongo que a veces estar ante unos actores con un talento como la copa de un pino (a destacar Frances McDormand y Richard Jenkins, que son de sobresaliente), una factura técnica rayando el excelente y un cuarto y último capítulo realmente bueno no ayudan a sacarle los defectos a una producción como esta. Porque los tiene.

Porque cuando veo Olive Kitteridge tengo la impresión de que Cholodenko y la guionista confunden retratar vidas sencillas con solamente mostrar escenas escogidas de una vida sencilla. Vale, eso no es necesariamente malo, pero sí es necesario que haya un hilo conductor que dote a todo de un sentido, porque de lo contrario me pongo a espiar a los vecinos y consigo lo mismo, y en Olive Kitteridge no lo hay, o al menos yo no lo veo hasta los dos últimos capítulos. En esos dos últimos capítulos vemos que todo gira alrededor del peso de las decisiones que tomamos a lo largo de la vida y que hay que conformarse con las consecuencias de estas acciones. Que en la vida lo hacemos lo mejor que podemos con lo que nos toca y que no existen vidas perfectas, y que hay que aprender que un buen padre/madre no siempre será un buen amante. Y, sobre todo, que tienes que saber aprovechar los buenos momentos. Hasta aquí todo bien. Pero los dos primeros capítulos no tienen una razón de ser, más allá de mostrarnos lo arisca que es Olive y lo bonachón que es su marido. Hay tramas que no conducen a ningún lado, como la de la dependienta o la del chico que quiere suicidarse, que, pese a ser entretenidas (sola la segunda, porque Zoe Kazan me exaspera), no tienen mucha conexión con lo que vendrá más tarde. Cholodenko no consigue que nos enganchemos en esos dos primeros capítulos y se asiste de forma más o menos impertérrita a una sucesión de escenas algo inconexas y sin mucha hondura. Y en una serie de 4 capítulos no puedes permitirte ese lujo.

Nots: 6 (no me hagáis bullying)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.