Melanie. The Girl With All the Gifts (2016): Todos menos el de ofrecer algo realmente distinto

crítica cine melanie the girl with all the gifts cinérgicos

Melanie. The Girl With All the Gifts

Melanie. The girl with all the gifts me recuerda mucho a 28 días después. Empiezan bien, más o menos hacia la mitad alcanzan su punto álgido y luego decaen estrepitosamente. A diferencia de 28 semanas después, que esta sí es una película sólida del género como pocas y que no decae en ningún momento. Para que nos vayamos situando. Hay spoilers.

El enfoque de Melanie es original. Introduce varias innovaciones dentro del subgénero de los infectados a cuál más interesante y, por extraño que parezca, no desarrolladas nunca antes (la segunda generación que es un cruce de infectado y humano o que el hongo tenga un ciclo vital mucho más complejo que la simple zombificación, por poner dos ejemplos). Una originalidad que se agradece, sobre todo en las primeras secuencias de Londres, con esos planos de infectados estáticos que generan una tensión brutal y que pueden recordar, salvando las distancias entre los dos subgéneros a los que pertenecen ambas propuestas, a la entrada de Rick Grimes en Atlanta en los primeros compases de The Walking Dead (lo mejor de dicha serie junto con el regreso del Gobernador).

Hasta que la película se estanca cuando llegan al vehículo-laboratorio. Ahí la película se deshincha como una mala cosa: el guionista ya no sabe qué papeles quiere que desempeñen los personajes y empieza a matarlos uno detrás de otro en las típicas escenas estúpidas que hemos visto en multitud de películas de baja estofa (personajes que salen de noche no se sabe muy bien porqué a sabiendas de que serán carne de cañón de los infectados; personajes que se meten en trampas en las que hasta un niño no se metería). Y parejo a esto tenemos a enemigos que pierden todo el empaque a marchas forzadas (me refiero a los niños infectados), que rebajan lo quieran o no el tono adulto de la propuesta. Es inevitable que con la aparición de los críos infectados todo se desmorone: ni imponen tanto como los adultos ni consiguen crear situaciones de verdadera tensión como sí se conseguían en la primera mitad del film. El final de Melanie ya no puede remontar la debacle de la propuesta: es tan original como involuntariamente cómico.

Melanie es, por desgracia, otra oportunidad perdida en un género que tiene más fiascos que aciertos. En los últimos veinte años nada ha podido igualar los mejores pasajes de The Walking Dead y la infravalorada 28 semanas después.

Nota: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.