Marte (The Martian) (2015): Que se lo queden en Marte

crítica cine cinérgicos marte the martian

¿Y lo próximo qué será? ¿Una roadmovie en Venus?

Para que os hagáis una idea: Interstellar es como hacerlo con la persona con la que siempre has soñado. Durante horas y sin parar. Marte (The Martian) es como cuando te encierras en tu habitación para hacerte una p*** y la conexión no va muy bien. El vídeo se para cada diez segundos. Y entonces, cuando el vídeo se carga con normalidad, tu madre abre la puerta de golpe y porrazo. Igual de emocionante y absorbente es Marte.

Vulgaridades a un lado, Marte es asombrosamente superficial y estúpida. No hay hondura por ningún lado, ni filosofía ni angustia. Ni reflexiones sobre lo que supone quedarse solo en un planeta inhóspito, abandonado a una muerte casi segura (como sí ocurría en Interstellar). No hay sensación de soledad (como sí ocurría en Moon), ni locura, ni una lección real sobre lo que es sobrevivir y nunca tirar la toalla (como sí ocurría en Gravity). En su lugar hay muchos chascarrillos, demasiados, como si esto fuera una comedia, y muy poco drama y tensión. De un tiempo a esta parte, parece que Ridley Scott ha ido perdiendo el sentido de la épica. Ya es incapaz de rodar escenas como las de Alien, el octavo pasajero o generar emotividad, como en Gladiator.

Luego está el hecho de que todo sale a pedir de boca, oye. Que no tengo reservas suficientes. Pues me hago un huerto con tierra marciana con unas patatas que se trajo a escondidas y oportunamente la comandante. Ostras, que necesito comunicarme. Pues desentierro el Pathfinder y listos. Como si esto fuera lo mismo que desenterrar algo del patio de tu casa. Ostras, que necesito un alfabeto para comunicarme. Toma, Johanssen se trajo un código hexadecimal que me irá como anillo al dedo. Ostras, me voy de viaje con el Rover como si esto fuera una roadmovie, solo que sin ningún tipo de tropiezo. Las tormentas dejan de existir para que el trayecto sea fácil y siempre haya una senda que le lleve al sitio correcto. ¿Y de dónde saca el agua ahora? Vaya usted a saber. Y en la Tierra, tres cuartos de lo mismo. Que me explota por los aires la sonda con los alimentos, pues los chinos, desinteresadamente y en un diálogo de un minuto entre el jefe del equivalente de la NASA en China y su ¿secretaria?, deciden que hay que ser humanos y que hay que darles sondas y cohetes valorados en no sé cuántos millones así por las buenas. Que no vamos a poder aterrizar y rescatarlo. Tranquil@s, que tenemos a un analista muy genio y muy hippy también que nos dará la clave. Pues que la Hermes de media vuelta y lo pesque. Oye, que no sé cómo vamos a frenar la nave (algo que podrían haber calculado mucho antes): pues hacemos explotar una sección de la nave y que la bolsa de presión nos frene. Ojo, que no vamos a llegar. Pues Watney ya hará de Iron-man, como si eso fuera tan sencillo.

Y luego están las guindas del pastel. La ciencia es de baratillo, contando cuentos chinos y haciéndolos pasar por cosas científicamente plausibles. Hay muchos despropósitos, pero no voy a detenerme en todos (en FA hay muchas críticas excelentes repasándolo todo punto por punto). Me quedo con uno: que consigas que el Rover tenga energía suficiente parar recorrer miles de quilómetros, en lugar de los 30 para los que se diseñó, vale. Pero eso no implica que resista un viaje como ese. Que no se averíe, que no sufra un pinchazo, yo qué sé. Es como si te vas a dar la vuelta al mundo con el coche eléctrico ese que tienen los basureros. O las risitas y los jijís y jajás cada dos por tres adornándolo todo. Más o menos cada cinco minutos hay algún chistecillo para restar seriedad. Y los personajes también son muy de jiji y jaja. Muy planos, de esos que te importan una mierda y, para colmo, no muere ni uno. Que ya te vale. Mucho actor y actriz famosa, pero desaprovechados.

Me hace gracia esto de los blockbusters. Nadie daba un duro por Mad Max. Furia en la carretera y resulta que es la mejor película que he visto este año. Marte, en cambio, lo tenía todo para convertirse en una grandiosa película y contaba los días que quedaban para estrenarse. Y, bueno, como decía un usuario de Filmaffinity, Ridley nos la vuelve a colar y lleva ya un hattrick. Prometheus, Exodus: Dioses y reyes y esta, en mi caso.

Cuando tienes que hacer tantos actos de fe para que la historia se sostenga, estás acabado. A su favor tiene que se ve con facilidad, no se hace pesada y es agradable ver tantas caras conocidas. Y ya está.

Nota: 4 (y porque me puse nostálgico al volver a ver el Pathfinder)

Comentarios

  1. Responder

    • Por Ivan Ruiz

      Responder

  2. Por Coral

    Responder

    • Por Ivan Ruiz

      Responder

  3. Por Elena

    Responder

    • Por Ivan Ruiz

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.