Manhattan Sur (1985): Lo de Cimino es injusto como mínimo

crítica cine manhattan sur cinérgicos

Esto no es el Bronx, ni Brooklyn, ni siquiera Nueva York, es Manhattan sur

Como soy casi un profano del cine clásico (para mí clásico es todo aquello anterior a los años 90), últimamente cuando me da por acercarme a películas de esa época me llevo una grata sorpresa: que antes había películas mucho más arriesgadas que ahora. Con arriesgadas me refiero a que no tenían ningún apuro en criticar abiertamente aspectos políticos o sociales de su época y a las que no les importaba excederse en diferentes aspectos, tales como violencia o lo políticamente incorrecto. Y un ejemplo muy bueno de esto son las películas de polis. Si dejamos a un lado a The Wire, que está a años luz de cualquier cosa que se haya hecho y de cualquier género, las películas de policías últimamente son muy acomodaticias y estereotipadas; dan vueltas y vueltas a lo de los policías corruptos, pero siempre desde la ficción (que ya se ha convertido en un cliché) y sin ningún ánimo de ser realistas. Ahora mismo me vienen a la cabeza películas como Triple 9 o Deuda de honor sin ir más lejos.

Todo este rollo me viene muy bien para hablar de Manhattan Sur, una película de policías que sí es arriesgada, que es crítica con el papel de la policía, y no desde los clichés que giran alrededor del policía corrupto, sino arrojando luz tanto a lo malo como a lo bueno de la gestión que hace la policía en los barrios más conflictivos, y que deja entrever que hay un doble rasero dependiendo del poder que tengas en la comunidad.

En Manhattan Sur, además, hay varias cosas que me encantan: que los personajes hablen, pero no desde la contención y la frialdad como parece ser que se estila últimamente, sino gritándose, soltando peroratas e insultándose, y yendo y viniendo de un tema a otro mientras hablan. Hay una escena (spoiler) que quizás os parezca carente de interés, pero que ejemplifica muy bien esto: después del funeral de la mujer de Rourke, el superior de Rourke y el propio Rourke están sentados en un bar tomando algo y empiezan a discutir que todo esto es culpa de Rourke y su estúpida cruzada contra la mafia china. Después de la discusión, el superior de Rourke le dice que en su casa siempre tendrá una cama para cuando la necesite y parece que todo quedará aquí, pero lejos de quedar todo zanjado, Rourke vuelve a encenderse y a insultarle por el tema anterior. En muchas películas los diálogos son unidireccionales, es decir, que van de un punto a otro y los temas se van sucediendo de manera que cuando se acaba uno no se vuelve al anterior, cuando esto en la vida real no es así. A veces hablamos de algo, pasamos a otro tema y, como aún tenemos en mente lo anterior, puede que volvamos a hablar de eso. Y en Manhattan Sur hay muchísimos detalles de este tipo que hacen que el guion escrito por Oliver Stone y Michael Cimino gane enteros rápidamente. Luego están las actuaciones, a destacar el implacable John Lone, el mejor de la función, y al notable Mickey Rourke, un buen trabajo con la cámara y un guion, como ya he dicho, de los buenos. El ritmo es frenético y sosegado cuando tercia, las escenas de acción están bien rodadas y los personajes están lejos de ser unidimensionales.

Ahora mismo estoy leyendo que tanto la película como el guion y la dirección de Manhattan Sur estuvieron nominados a los Razzie y esto solo me hace pensar que había una clara campaña anti-Cimino después de lo de La puerta del cielo.

Nota: 8 (de casi 9)

PD: Si queréis leer una crítica muy buena de esta película y que le da mil vueltas a la mía, os dejo este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.