Grandma (2015): Confirmado. El cine independiente es un género más

crítica cine grandma cinérgicos

Pues mira, que me apetecía hacer una indie y ya la he hecho. Ahora a por una de puñetazos

Definitivamente: han sacado un manual de cómo hacer cine indie norteamericano y yo no me he enterado. Creo que ya me he chupado unas cuantas y empiezo a identificar una serie de patrones:

  • Cámaras que enfocan “cosas” de la naturaleza, como flores, árboles o insectos, durante un rato, lo que duran los espacios muertos entre escena y escena. A veces el ritmo es muy contemplativo, como el fluir de la rutina diaria.
  • Suelen ser road movies: este es el subgénero preferido de los directores indie. Ya da igual que el viaje sea entre estados, de una ciudad a otra o por el vecindario. Siempre tienen que ir de un lado a otro.
  • Personajes manifiestamente excéntricos pero que acabarán siendo más humanos y respetables que los que parecen más normales.
  • Uso de un recurso muy aborrecible y que empieza a estar trilladísimo: meter dibujos. Por ejemplo: la protagonista puede estar contemplando el cielo nocturno tumbada en una tumbona y que de repente se dibujen a mano estrellas en el cielo. O que contemplen el retrato de alguien y este se transforme en un dibujo. O que mientras van hablando aparezca una lista como escrita a mano al lado de lo que va enumerando el personaje. Eso también le da un toque muy kitsch.
  • Suelen versar sobre temas polémicos, pero sin mojarse mucho tampoco, como las grandes producciones. A elegir: abortos, relaciones con menores o alcoholismo. Tonto de mí de pensar que serían más arriesgadas.

¿Y qué ocurre cuando ya has visto unas cuantas? Que lo que antes parecía original e innovador deja de serlo. Vamos, que le ves el plumero al director a los cinco minutos de empezar. Te das cuenta de que lo de que no tiene presupuesto es una trola y que solo está haciendo ver que no lo tiene para endilgársela a los aficionados al cine de bajo presupuesto. Vamos, que cine independiente se ha convertido en otro género más al abasto de cualquiera.

Y esto es lo que ocurre con Grandma. El tema de fondo de los abortos está bien enfocado, porque no se centra en debatir si es algo correcto o no, sino en defender la libertad de elección de cada uno, pero todo ese tufo a cine independiente impostado (4 de 5) que comentaba más arriba le resta originalidad y frescura. Seamos sinceros, hemos visto muchas ya como esta y eso le resta puntos.

Nota: 6 (más si fuese la primera que veo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.