Escuadrón suicida (2016): También es suicida defenderla

crítica cine escuadrón suicida cinérgicos

Sí, soy consciente que estoy suicidando el blog publicando una crítica como esta

Vayan por delante varias cosas antes de enunciar mi alegato casi a favor de Escuadrón suicida:

  1. Es una película con un guion flojísimo, anfetamínico la mayor parte del tiempo, que no se molesta en saltar de una cosa a otra sin seguir una lógica interna, con un montaje pésimo, con unos flashbacks horribles y una presentación de personajes francamente mejorable.
  2. La trama del Joker es de lo más prescindible que he visto en una película desde hace tiempo. No pinta nada en la historia, no la hace avanzar en nada y, claramente, está ahí como un pegote que pretendía ser un reclamo y acaba por estorbar. Este Joker ni tiene el carisma de los otros Jokers previos ni la actuación de Leto le llega a la suela de los zapatos a la que nos ofreció el inconmensurable Heath Ledger y el histriónico, pero adecuado, Jack Nicholson en el Batman de Burton. De hecho, el Joker de Escuadrón suicida no se parece en nada al que ya hemos visto anteriormente, esa trama romántica con Robbie no le pega nada y Leto acaba rayando la sobreactuación.
  3. Los malos de Escuadrón suicida vuelven a ser del tipo bichos tontos que parecen mucho pero que al final no son nada. No entiendes por qué hacen lo que hacen y solo se mueven por el simple hecho de destruir. Y son capaces de destruir una ciudad y hacer gala de unos poderes chunguísimos y luego morirse en la detonación de una bomba.
  4. Le falta más mala leche y más sangre, algo que sí tenía Deadpool.

Sin embargo, SIN EMBARGO y sin embargo:

Me lo he pasado bien viéndola, es muy entretenida y la ves en un suspiro. Tiene chistes con los que te ríes, más acción que una película de Marvel y, pese a todos esos fallos que he citado más arriba, el ritmo es tan endiablado que me olvidaba de ellos momentáneamente. Mucho mejor que varias de las de Marvel que se han venido estrenando últimamente –siendo esta, tal y como he dicho, muy mejorable- y que, inexplicablemente, gozan de un favor encarnizado. Capitán América: Civil War tiene un guion mucho más pulido, pero es un soberano aburrimiento, porque le dan demasiadas vueltas a lo mismo a lo que ya le daban vueltas en las previas, y acción, proporcionalmente a la durada de la peli, poca. Si algo debe ser una película de superhéroes es entretenida y la deriva a la que está yendo Marvel es al aburrimiento y al hastío, por muy bien pulidos que estén los guiones y el universo muy bien asentado. Y los de DC o se ponen las pilas y los productores dejan de meter mano, o acabaran por no firmar ni una película memorable.

Y luego están los personajes. Me gustan Deadshoot, Quinn, Boomerang y Flag. Me caen simpáticos, me río con ellos y sufro con ellos. De lo mejorcito en super-anti-héroes de lo que llevo de año (no ha sido muy difícil), a excepción de la notable Batman v. Superman, que es claramente superior a todo lo que llevamos de año en materia de superhéroes.

Nota: 5 (Peladísimo, eso sí)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.