RománticaArchivo

Equals (2015) y Nerve (2016): Cine para prepúberes

Nerve y Equals son un buen ejemplo de películas dirigidas para adolescentes. Tarde o temprano tenía que actualizarse este subgénero, adaptarse a las nuevas generaciones digitales. Había que tomar el género que antaño habían cultivado otros directores y habían usado para retratar la juventud del momento (ahora me viene a la cabeza Linklater y su

Café Society (2016): Solo del amor incondicional no se vive

Primero de todo: en esta crítica me voy ahorrar la introducción sobre si el Woody Allen de ahora es el mismo que el de antes, si está en horas bajas o si en esta vuelve a ser el director de Manhattan. Parece ser que cada crítica que se hace sobre la nueva de Allen tiene

Aquí y ahora (2013): Miedo a afrontar los problemas

James Ponsoldt es uno de esos directores que se han hecho un hueco en mi lista de directores a tener en cuenta cada vez que sacan una nueva. Su hueco es pequeño, no es como el que ocupa Christopher Nolan, Dennis Villeneuve o Jeff Nichols, pero es un hueco pequeño y cálido que ya quisieran

Noche loca (2010): El divorcio es para pecadores

A veces no sé muy bien cómo alargar esto para que llegue a las trescientas palabras mínimas que son necesarias para que el artículo se posicione en los buscadores y bla bla bla, pero es que a veces no hacen falta tantas palabras para hablar de una película. Es independiente de si te ha gustado

Carol (2015): El mismo drama romántico de siempre

Para muchos Carol fue la gran ninguneada de esta pasada edición de los Oscars. Está claro que es mejor que otras que estuvieron nominadas, como Brooklyn o Marte (The Martian) (y como tantas otras), pero tampoco es la gran película que todos han visto en ella. De hecho, hay otras películas mucho mejores que Carol

Brooklyn (2015): Nostalgia

Los hay que comparan Brooklyn con El sueño de Ellis, pero se parecen como un huevo a una castaña. Ambas se sitúan en los años 50, en la época en que muchos europeos emigraban a Estados Unidos en busca de un trabajo y un futuro próspero. En El sueño de Ellis nos dábamos de bruces

Divergente (2014) y Insurgente (2015): Los divergentes son gente muy diver (toma ya qué ingenioso soy. ¿En qué casta me meterían entonces?)

Tris (Shailene Woodley en uno de sus peores papeles) es una superinadaptada, una divergente, una cosa muy underground. Cuatro (supermodelo de colonias Theo James) es un tío muy chulo, que parece que lo han sacado de un boys; un tío capaz de tatuarse en la espalda lo que podría interpretarse como una genuina declaración pro-divergentes,

Requisitos para ser una persona normal (2015): Requisitos algo desiguales

La idea de que para encajar hay que cumplir una serie de estereotipos y que si no te ajustas a ellos eres el raro es muy común y ha sido plasmada, con mayor o menor acierto, en muchas películas anteriores. También el encontrar nuestro lugar en el mundo y el buscar un modo de ser

El lado bueno de las cosas (2012): Préstale atención a las señales

Yo es que soy un fan declarado de David O. Russell. Bueno, del Russell de un tiempo a esta parte, porque de lo de antes de Tres Reyes no he visto nada. La mencionada Tres reyes no estaba nada mal, Extrañas coincidencias no la he visto, The fighter me encantó y La gran estafa americana

Memorias de África (1985): Libertad y compromiso

En Memorias de África (1985) hay algo extraño, o infrecuente, en el cine americano de nuestros tiempos. Aunque digo esto sin conocer si quiera dónde empezó esto, ni si hubo un momento en que empezara algo realmente. No soy un erudito. Eso que hace que la película de Sydney Pollack sea tan valiosa, pues, es