Capitán América: Civil War (2016): La versión floja de Batman v. Superman

crítica cine capitán américa civil war cinérgicos

¿Se puede ser más insípido que Pantera Negra?

No escribo críticas como la que escribiré a continuación porque me creo especial, porque vaya de diferente o me las dé de entendido. No lo hago porque me divierta criticar películas comerciales ni porque las considere inferiores por el simple hecho de serlo. Nada de eso. Ni lo hago por desmarcarme de las demás opiniones que ponen Capitán América: Civil War como una de las mejores películas de superhéroes y de Marvel. De hecho, he ido a verla sin saber nada de nada, sin leer críticas ni conocer las notas de portales como FA, IMDB y un largo etcétera, sin ver el aluvión de tráileres, es decir, que aunque sabía que gustaría a los fans de los superhéroes de Marvel, no iba con una idea prefijada. Vaya por delante también que, aunque no soy un fan de Marvel y no he leído un solo cómic –a excepción de los de Spider-Man, que siempre me han gustado- sobre los personajes de sus sagas, he disfrutado algunas de sus películas, como Ant-Man o Los vengadores.

Y todo esto para deciros que no me ha gustado Capitán América: Civil War. Y, en mi opinión, confirma algo que vengo pensando de un tiempo a esta parte: que en Marvel han agotado todos los cartuchos y solo hacen que darle vueltas a los mismos temas de siempre. A las mismas tramas, guiones, evoluciones de personajes, etc. Y encima trata las mismas cosas que trató hace poco Batman v. Superman, solo que esta lo hizo con mucho más acierto, profundidad y propiedad. Donde en Batman v. Superman todo era solemnidad, trascendencia y un verdadero tratamiento del papel del superhéroe en la sociedad, aquí todo se enfoca con demasiada sencillez y ramplonería. En Capitán América: Civil War las cosas son blanco o negro y no hay ningún tipo de reflexión sobre qué es lo que necesita la gente de ellos, ni llegan a la conclusión de que es imposible ser un superhéroe imparcial, que siempre hay bandos e intereses en toda acción; parece que todo girará alrededor de esto, pero se pierden en un guion simple y predecible.

Todo en Civil War es un correcalles de unos persiguiendo a otros y encima sostenido por una triquiñuela que nadie en su sano juicio se creería a pies juntillas pero que en cambio el bando de Stark se traga, no ya el anzuelo, sino toda la caña de pescar: que el de los atentados es el Soldado de Invierno. En ningún momento piensan que eso pueda ser un montaje, ni se preguntan por qué hace eso el Soldado de Invierno ni a qué viene a cuento ni nada. Se esperaría, como mínimo, que investigaran un poco y no se dejasen llevar por la primera impresión como si fueran borregos. Les dicen en los medios que es él y todos los de Stark a perseguirlo. Podrían haberse inventado algo mucho más sólido para justificar las dos posiciones enfrentadas de Iron-Man y el Capitán. Supongo que todos los que criticaron Batman v. Superman porque tenía fallos de guion ahora no dirán nada al respecto, cuando estos son mucho más graves que aquéllos y, además, no todos los que vieron en aquélla lo eran. Los que se burlaban del episodio Marta en Batman v. Superman, seguro que no dicen ni pío de que Tony Stark se ponga a favor del gobierno por un simple testimonio de una nigga que le enseña la foto de su hijo muerto en Sokovia. Ni encontrarán raro que el malo maloso se cuele tan fácilmente en la celda del Soldado de Invierno y le dejen hacer de todo sin supervisión alguna, o que nadie se ponga a investigar los artefactos explosivos que se detonan en ese momento, o que nadie se fije en el tipo que libera al Soldado de Invierno en ese mismo episodio (¿es que no hay cámaras?).

Luego están los personajes. Pantera Negra es insípido y no pinta nada en la película; el Soldado de Invierno era un personaje muy tópico en la anterior, el típico que mata porque le han lavado el cerebro, y aquí tiene demasiados minutos y un nulo desarrollo; el nuevo Spiderman no tiene el mismo carisma que el que tenía el interpretado por Andrew Garfield; Vision, un tipo que podría machacarlos a todos a base de bien, está desaparecido por esa misma razón: la de no dejar en evidencia a los demás; Falcon y Máquina de Guerra solo están ahí de relleno; el malo interpretado por Brühl no engancha como lo hizo el increíble Lex Luthor en Batman v. Superman; y Ant-Man, el mejor de la función de largo, sale muy poco. De los demás solo salvaría a Wanda, más porque estoy enamorado de Elisabeth Olsen que otra cosa, y al Capitán porque siempre me ha gustado y apoyo su enfoque. Hawkeye y La Viuda Negra están más que agotados ya y Iron Man está demasiado serio para mi gusto.

Capitán América: Civil War es larga, aburrida y solo remonta en la esperadísima escena del aeropuerto, la escena que esperaba ver ya de una vez por todas y que llega demasiado tarde, la que demuestra que todo lo anterior, absolutamente todo, solo era una excusa para ver a los superhéroes dándose de mamporros. Es ahí donde la película se anima hasta un final entretenido, que no genial. Lástima, porque del Capitán América esperaba mucho más.

Nota: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.