Blancanieves y la leyenda del cazador (2012): Yo solo me mojo con cazadores

crítica cine blancanieves y la leyenda del cazador cinérgicos

Rebauticemos: La reina Ravenna y la leyenda de la reina Ravenna. Mucho mejor

Podría escribir esta crítica de dos maneras, de forma educada o metiendo mierda. Y elijo la segunda.

Blancanieves y la leyenda del cazador solo tiene dos cosas buenas: Charlize Theron, el personaje más interesante y más bien interpretado de largo de toda la película, y el cuento que nos relata (pero esto no tiene mucho que ver con el director y sus guionistas, ni mucho menos con su ingenio).

¿Lo malo? Ahí va:

La cara de fumada de Stewart, como si necesitase algún que otro collejón para despertarse o como si estuviera colocada continuamente. Su personaje es sosísimo, de lo más soso que he visto en años. Más incluso que Liam Hemsworth en Cut Bank.

Las escenas irrelevantes: ¿qué pinta el troll ese? Sí sí, no vuelve a salir en toda la película. Vaya risas. ¿Y la aldea esa de mujeres? No pintan nada porque ya no vuelven a salir hasta el final de la película, cuando todo ha pasado. ¿Y todos los que la reina había dejado más secos que un palillo o que habían muerto durante la película? Porque si no me equivoco muere un enanito, pero al final de la película vuelven a haber siete. Bueno, pues eso, una vez muerta la reina…¡A resucitarsus!

Los plagios descarados. Todos comparan el ciervo o lo que sea ese gigante del bosque de las hadas con algún personaje de Las crónicas de Narnia, pero es que es clavadito al Dios que salía en La princesa Mononoke. Luego tenemos a William emulando a Robin Hood, a Blancanieves haciendo de Juana de Arco y los cuervos de la reina haciendo de los crebain que salían en La comunidad del anillo. Vamos, que es difícil encontrar algo que no haya sido cortado y pegado de otras películas

La ausencia de épica. Supongo que pensaron que poner de cincuenta a sesenta caballos cabalgando por una playa con Stewart vestida con armadura y montando como si se estuviese corriendo sería lo mismo que ver a los rohirrim cargando contra los orcos en la batalla de Minas Tirith. Lo mismo.

Y siguiendo el punto anterior, todo es absurdamente aburrido y hueco en Blancanieves y la leyenda del cazador. Nadie dice nada que tenga un mínimo de hondura en toda la película y todas las escenas están alargadas hasta la extenuación. La acción brilla por su ausencia, incluso en las escenas de acción, y el tedio es máximo cuando la pasmada de Stewart se pone a pasearse por los bosques durante minutos y minutos contemplando hadas sacadas de algún libreto para niños de 0 a 2 años.

Y, como broche final, que esto tiene versión extendida. Ahí lo dejo.

Nota: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.