Bienvenido Mr. Heston (2015): Buenas intenciones, pero nulo interés

crítica cine bienvenido mr. heston cinérgicos

Bienvenido Mr. Heston

En 1961 los habitantes de Torrelobatón, un pueblo de Valladolid, se convirtieron en testigos y figurantes de la película El Cid, dirigida por Anthony Mann y protagonizada por las estrellas de cine Charlton Heston y Sophia Loren, hecho que revolucionó el pueblo de marras durante los tres días que duro el rodaje de la escena.

Vista ya Bienvenido Mr. Heston, reconozco que denota un buen hacer tras las cámaras, pero tengo la impresión que todo es una excusa para grabar a los vecinos del pueblo rememorando batallitas y contando anécdotas que, al menos a mí, no me parecen nada remarcables. Un buen ejemplo de ello es cuando una señora cuenta que preparó una cama para alguien del rodaje y luego dicha persona no se presentó. Y sale cinco minutos en pantalla para contarnos esto; qué quiere que le diga, no me interesa. Tampoco me entusiasman los largos planos viendo a un tío conduciendo a sus ovejas en el presente ni a cinco señoras del pueblo diciendo lo guapo que era el señor Heston. Yo quería conocer algo más del rodaje; las partes en las que se habla del mismo, del productor o de los actores son interesantes, pero escasas (más aun teniendo en cuenta lo corto que es el documental). Es lo mejor con diferencia, pero solo comprenden la mitad del metraje y se van diluyendo progresivamente a medida que nos acercamos al final. Sobre las partes que conciernen a los habitantes, encontramos escenas que quieren aparentar naturalidad (como el chico que le pide al anciano del pueblo que le diga dónde está la gasolinera más próxima, para luego introducirnos con calzador que ese señor vendía gasolina a los del rodaje) y no lo consiguen, cuando se podría haber contado sin usar esa estrategia tan artificiosa. Y salpicadas aquí y allí tenemos escenas donde los habitantes de ahora se visten como en la película y recrean esos días, con muy poca gracia.

Cuando la cámara se acerca a los habitantes el interés decae muchísimo, porque apenas dicen nada atractivo (cuando lo hacen, porque hay muchos tiempos muertos en los que no se nos cuenta nada), y cuando se acerca a personas del mundillo del cine la historia gana enteros, pero tengo la impresión que estoy viendo algo anecdótico, algo sin verdadera enjundia, que se queda en simple documento para sacar a relucir un pueblo olvidado. Lástima, porque la labor tras las cámaras denota buenas maneras y el conjunto, a nivel visual y de puesta en escena, demuestra que el único fallo de Bienvenido Mr. Heston es la elección del tema a tratar y su enfoque algo superficial.

Nota: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.