Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia (2016): Donde gran parte de la crítica está dedicada a despotricar de Marvel

crítica cine batman v. superman cinérgicos

Reto a alguien que me diga una de superhéroes que supere la espectacularidad de El hombre de acero

La película que ha generado más polémica estos últimos tiempos es Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia. Eso está claro. Los hay que dicen que es peor que una de Uwe Boll, otros dicen que es genial, y parece ser que no hay mucho término medio. Vista ya, voy a posicionarme:

LOS QUE LA HABÉIS CRITICADO A LA HOGERA 😉

No, ahora en serio. No es la película increíble que esperaba, como tampoco lo fueron Watchmen o El hombre de acero, solo por citar dos películas de superhéroes del mismo director, pero como película del género está por encima de la media, muy por encima de las de Marvel, que parece que están cortadas todas por el mismo patrón y tratan los mismos temas una y otra vez hasta el agotamiento. Solo películas desenfadadas y sin pretensiones como Ant-Man o de una solidez y oscuridad pasmosas como X-Men: Días del futuro pasado están a la altura. Pero voy a concretar. Batman v. Superman es mejor que:

Todas las de Thor (las más flojetas de Marvel y con los guiones más pobres);
Todas las de Iron Man (cualquier cosa es mejor que Iron Man 3);
Todas las del Capitán América (aunque estas son las más sólidas de Marvel);
Todas las de Hulk (porque mira que es mediocre la de Norton);
Todas las de los Vengadores (vale, la primera está bien, como novedad, porque nunca antes se habían juntado tantos superhéroes en pantalla. Pero la segunda, superada ya la sorpresa inicial, vuelve a no aportar nada nuevo);
La de Guardianes de la Galaxia (porque, aunque es divertida, es de lo más intrascendente y simplón que ha hecho Marvel);
Todas las de los X-Men previas a X-Men: Días del futuro pasado (porque todas las anteriores se quedaban a medio gas y eran de lo menos espectacular que te podías echar a la cara. Y la La decisión final era más bien pésima);
Todas las de Lobezno (dándome vergüenza ajena especialmente la última, la de Lobezno inmortal, que era una mierda pinchada en un palo);
Todas las nuevas de Spiderman (a la primera le sobra como tres cuartos de película y la segunda al menos no aburría);
Todas las antiguas de Spiderman (exceptuando la primera, y de la tercera mejor ni hablamos);
Y ya ni menciono toda la basura anterior a esta nueva era de Marvel.

Nadie se quejaba de lo inverosímil que resultaba construir una armadura con cuatro piezas de desguace en una prisión talibana donde Cristo perdió los zapatos (Iron Man), o los gazapos de guion y las “coincidencias” argumentales que permitían que la novia de Thor fuera parasitada por el éter y ninguna otra de las millones de mujeres del mundo (Thor 2). Y resulta que ahora todo el mundo se queja de la rapidez con la que Batman se olvida del odio que siente por Superman, las mismas personas que seguro que admiran cómo los hermanos que trabajan para Ultrón se transforman en vengadores de la noche a la mañana olvidándose de todo el rencor que le tenían a Stark (Vengadores: La era de Ultrón). Ahora todo el mundo se quejará de que quería abarcar demasiadas tramas, y nadie mencionará lo mal encajado que está Vision en la segunda de los Vengadores, y, ya puestos, prefiero que haya varias tramas en una película que una única trama simplona en varias, como ocurre en la mayoría de las Marvel. A mí no me satura que hayan abreviado, a mí lo que me satura es que se necesiten 5 películas para pasar a Los Vengadores, y la mayoría de ellas siendo meras excusas para sacar dinero.

Nadie señala la agotada temática de las películas de Marvel. Ant-Man funciona muy bien porque no hace mucho hincapié en moralinas baratas, pero es precisamente en este aspecto dónde las películas de Marvel fallan: siempre dándole vueltas al héroe atormentado, pero siempre sin profundizar. Y es aquí dónde Batman v. Superman se eleva por encima de todas las demás: ofrece un debate serio y profundo sobre el deber de un ser todopoderoso como Superman, qué deberíamos esperar de un ser así, qué deberíamos exigirle y qué no, qué papel jugaría en la política del planeta. Si el bien es una utopía, si es preferible la inacción a una acción que podría llevar la justicia para unos y la injusticia para otros. ¿Es imposible hacer el bien sin hacer el mal? La pregunta flota en el aire durante todo el metraje. En La era de Ultrón intentan decantarse por algo parecido, pero de forma chusca y mal contada y, lo peor de todo, de forma confusa y sin arrojar claridad en ningún sentido.

Después de este largo preámbulo, voy a simplificar qué es lo que funciona y lo que no de Batman v. Superman:

LO BUENO:

  • Los debates sobre las consecuencias de hacer el bien, de la imposibilidad subyacente de que un ser todopoderoso pueda ser todobondadoso y que un ser todobondadoso sea todopoderoso, citando a Lex Luthor.
  • Los personajes y los actores que les interpretan. Superman, sobrio e incapaz de manejarse correctamente en todo ese debate que comentaba anteriormente, y Batman, sabedor que el poder corrompe, y Wonder Woman, porque ya era hora de que una heroína estuviese a la altura de los superhéroes masculinos. El Luthor de Eisenberg está genial, de lo mejorcito de la película, y los demás secundarios cumplen muy bien.
  • Lo nolanizado que está todo, al menos durante los dos primeros tercios de película.
  • Lo bien ensambladas que están todas las tramas y que hacen que no te aburras. Y no os engañéis: no cuesta seguir el hilo en ningún momento, ni te vas a confundir ni te vas a marear.
  • Los detalles, como el flashforward, el aviso de cierta persona, los archivos sobre los demás meta-humanos, lo que anticipa de cara a próximas entregas.
  • La parte técnica. Snyder es un tipo eminentemente visual y es un diez tras las cámaras; es capaz de generar imágenes poderosísimas donde otros rodarían algo trilladísimo. Es capaz de emocionar con muy poco.

LO MALO:

  • El antagonista final. ¿En serio no se les ocurrió nada mejor que una masa informe con coeficiente intelectual cercano a 0, que parece un cruce entre el troll de las cavernas de La comunidad del anillo y Abominación de El increíble Hulk? Algo tan simplón no está a la altura de todo lo previo y es como un jarrón de agua fría a toda la seriedad y trascendencia vertidas anteriormente.
  • Las escenas de acción. ¿Qué te ha pasado Snyder? ¿Dónde están esas escenas de acción insuperables, de sobresaliente, rodadas de día, de El hombre de acero? Aquí todo ocurre de noche, como si quisieras ocultar que no te las has currado tanto. O quizás lo has hecho para parecerte a Nolan. Qué se yo. Lo que sé es que esa espectacularidad que derrochaba El hombre de acero no está aquí y hace que la propuesta no sea redonda. Es curioso. Todo lo que funcionaba en El hombre de acero no funciona en Batman v. Superman y viceversa.

Nota: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.