5 directores que han acabado siendo un bluff

¿Cuántas veces has visto una película de un director, te ha encantado y has esperado que todas las demás que rodaría o había rodado serían igual de buenas? ¿Cuántas veces te ha pasado que has alabado a un director delante de tus amigos y luego se han reído en tu cara repasándote tu patinazo? O la decepción de ver directores que, pudiendo ofrecer más, se limitan a cumplir.

A mí unas cuantas. Ahí van cinco:

  1. J.J. Abrams

Este desde Perdidos que no ha hecho nada especialmente destacable en el campo del cine, ahí está el remake de la cuarta película de Star Wars o la insulsa segunda parte de Star Trek. Ni en el campo de las series, donde se ha pegado el gran batacazo con procedimentales sin gancho como Person of Interest o series sin pies ni cabeza como Alcatraz, dónde la fórmula del “me invento cosas chulas pero luego no te las remato” que sí le funcionó más o menos en Perdidos aquí ya no hay quién se la trague.

  1. David Twohy

Pitch Black es una joya de la ciencia ficción con tintes de terror y Las crónicas de Riddick un producto entretenidísimo y con una ambientación superlativa. Y ya está. Aquí acabaron los grandes logros de Twohy. La tercera parte de la saga de Riddick no vale un pimiento y sus películas fuera de esta saga son perfectamente olvidables; ¡Han llegado!, por ejemplo, es una castaña como la copa de un pino.

crítica cine 5 directores bluff cinérgicos

Bienvenidos a Riddick el panoli

  1. Alan Taylor

De un director de Juego de Tronos se podría esperar algo muy grande, y más de un director que dirigió capítulos como “Baelor” o “Fuego y sangre”, de los mejores que se han rodado de la serie; ahora bien, cuando dejó atrás Juego de Tronos y las series de TV (habiendo participado en Los Soprano, Roma o Deadwood, entre otras) Taylor volvió al mundo del cine con dos fiascos: la huequísima y con más agujeros de guion que un colador Thor 2 y la humillante regeneración de la saga de Terminator, un aburridísimo blockbuster del montón sin pies ni cabeza.

  1. Alex Proyas

La primera película que vi de Proyas fue Yo, robot. Me gustó mucho cuando la vi y aun cuando la pillo en algún canal ejerce un extraño influjo sobre mí que se traduce en no querer cambiar de canal y acabarla. Creo que la debo haber visto como unas diez veces. Argumento resultón, algún que otro giro interesantísimo, acción desenfrenada y bien rodada y un Will Smith en estado de gracia. El cuervo no la he visto, pero Dark City es un gran bluff, Señales del futuro se hunde ella sola gracias a un guion poco creible y Dioses de Egipto huele a truñaco de los grandes.

crítica cine 5 directores bluff cinérgicos

Aquí siempre tenemos dos pelotitas a mano para explicar el fin del mundo para que tó el mundo lo entienda

  1. John Hillcoat

Yo a Hillcoat lo tuve en un pedestal durante un tiempo por la gran adaptación que hizo de la novela de McCarthy, La carretera, y entonces pensé que sería un director al que tenía que seguirle la pista. Cuando vi La propuesta, su primera película, se me cayó el mundo encima: era flojísima, con un guion que hacía aguas se mirase por dónde se mirase. Luego vino Sin ley (Lawless) y, aunque correcta, era una película fallida; entretenía, pero no era nada del otro jueves. Ahí me di cuenta que Hillcoat era un buen director cuando le daban un buen guion y que eso solo había ocurrido una vez. Y con Triple 9 ocurre más o menos lo mismo que en Sin ley (Lawless).

###

¿Cuáles son tus decepciones? ¿Estás de acuerdo con las mías o me arrancarías los ojos si pudieras?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.