La primera vez que vi El lobo de Wall Street me quedé más o menos con estas ideas: Que vaya hijos de p*** son los tipos que habitan Wall Street; Que no había reído tanto en mi vida como con los dislates de DiCaprio y su troupe; Y que me había parecido algo larga y